Turismo León > Ideas y Planes > 7 mágicos rincones de León al aire libre

7 mágicos rincones de León al aire libre

7 mágicos rincones de León al aire libre

El patrimonio histórico de la provincia de León es enorme, pero el natural casi inagotable. Tenemos rutas preciosas, como estas cinco para familias que te recomendamos, y muchos otros atractivos naturales, como estos 7 mágicos rincones de León al aire libre que traemos en esta ocasión.

En la selección los hay más y menos conocidos, y todos tienen en común ser enclaves repartidos por la provincia a los que se puede acudir en cualquier momento, desde algún puente, pasando por lagos o miradores.

Mirador de Panderruedas y su área recreativa

Mirador de Panderruedas
Vistas desde Panderruedas. Foto de Senderismo Sermar

Empezamos fuerte, con el mirando de Panderruedas, que además tiene una merendero-área recreativa con mesas. Está situado en el Puerto de Panderruedas, al lado de la carretera, en el Parque de los Picos de Europa.

Es complicado plasmar con palabras la belleza de este rincón. Situado a unos 1.500 metros de altura, desde el mismo merendero tendrás unas vistas espectaculares del Valle de Valdeón y el Macizo Central del parque.

Además, a sólo 15 minutos andando del área recreativa, tienes el mirador de Piedrashitas. Es muy fácil de encontrar porque está bien señalizado, y desde él las vistas son aún mejores: todos los picos importantes del Macizo Central (Torre de Salinas, Torre de Liordes etc), a la derecha la Sierra de Cebolleda, Posada de Valdeón y otros pueblos del valle… Una maravilla.

Lago de Carucedo

Lago de Carucedo
Lago de Carucero. Foto de elholgazan

Otro de los rincones de León más chulos, este en la zona de El Bierzo, es el Lago de Carucedo, situado muy cerca del pueblo de Carucedo y el famoso Monumento Natural Las Médulas, con área de merendero equipada (mesas etc).

El lago tiene unos 4 kilómetros de perímetro, y 9 metro de profundidad máxima, y es el resultado de la actividad minera desarrollada por el imperio romano en la zona: el valle quedó cerrado por los restos de los lavados auríferos de las explotaciones de las Médulas.

Un enclave al que es fácil de llegar e ideal para pasar una jornada de esparcimiento, en el lago en sí mismo y en los alrededores; toda la zona es espacio natural protegido y reserva ornitológica.

Mirador de Orellán

Las Medulas vistas desde el Mirador de Orellán
Las Medulas vistas desde el Mirador de Orellán. Foto de Nuno Dantas

Si finalmente te acercas a la zona del Lago de Carucedo, sí o sí tienes que ir a Las Médulas, que quedan a nada, 15 minutos en coche (o a la inversa, primero ir hasta Las Médulas, paseo y vuelta a merendar a la zona de merendero del lago).

Las Médulas dan mucho de sí por sí solas, así que en esta ocasión te recomendamos que subas hasta el Mirador de Orellán: como su nombre indica, es un mirador en la parte más alta del parque desde donde hay unas vistas impresionantes de todas las Médulas y alrededores.

Puedes ir cuando quieras, y llegar es tan fácil como coger la carretera CV-191-20 hasta el pueblo de Orellán, pasarlo, y continuar hasta el aparcamiento. Ahí se deja el coche y tras una subida de más o menos un kilometro por carretera se llega al mirador.

NOTA: Por favor, elijas el rincón que elijas, sé respetuoso con el entorno!

Piscina fluvial de Lugueros

De piscinas fluviales también vamos bien servidos en León, y una de las más bonitas es la Piscina fluvial de Lugueros, localizada en el pueblo de mismo nombre y perteneciente al municipio de la montaña central leonesa de Valdelugueros.

Tanto la zona de baño como la de césped es amplia y está cuidado. También hay un pequeño parque infantil para que los niños desfoguen.

¿Lo mejor? Para nosotros el entorno, es espectacular, rodeado de montañas y mucho verde. Eso sí, hay que tener presente que es una playa fluvial de montaña; las aguas son las del río Curueño por lo que siempre están frías.

La Cruz de Ferro

La Cruz de Ferro
Cruz de Ferro. Foto Wikipedia

La Cruz de Ferro tenía que estar sí o sí en esta lista, porque nuestra relación con ella es estrecha; nuestro restaurante La Taberna de Gaia está en Foncebadón, justo el anterior pueblo antes de llegar a ella, y nuestra casa rural El Descanso de Gaia también se encuentra en las cercanías.

Pero no sólo por el apego que le tenemos la hemos añadido. Situada en el bonito entorno de las faldas del Teleno, en la Maragatería ya colindando con El Bierzo, La Cruz de Ferro es un punto con mucha simbología dentro del Camino de Santiago.

Se trata del punto más alto por el que los peregrinos pasan en su peregrinación a Santiago (o el segundo si inician desde Somport), y desde hace siglos los caminantes que por ella transitan realizan ofrendas para agradecer el haber llegado hasta allí superando toda clase de penurias.

De ahí nace la gran pila de piedras que verás, sobre la que se enclava un gran mástil de madera coronado por una cruz. Concretamente, la tradición es que los peregrinos recojan una piedra en su lugar de origen, la porten consigo durante todo el camino y al llegar a la cruz la depositen. Así que por favor, no coger piedras, es una falta de respeto.

Playa fluvial de Molinaseca

Molinaseca
Molinaseca y parte de su playa. Foto Ayuntamiento Molinaseca

Otro enclave también muy cerca de nuestro restaurante y casa rural, la hermosa Playa fluvial de Molinaseca, a su vez otra de las localidades más bonitas de León en sí misma.

Situada justo antes de Ponferrada, como decimos en el pueblo de Molinaseca, es una piscina fluvial amplia y muy bien montada, con el puente romano de la localidad a un costado.

Y entre chapuzón y chapuzón, es obligado darse un paseo por el pueblo, muy muy bonito. Puedes empezar por su Calle Real, parte del Camino de Santiago, localizar la casa nobiliaria Cangas y Pambley, ver la Talla de Kannon en árbol vivo o visitar las varias iglesias como el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias.

El puente de Hospital de Órbigo

Puente de Hospital de Órbigo
Puente de Hospital de Órbigo. Foto Antonio Carretero

Si hay un puente con historia en León ese es el situado en la localidad de Hospital de Órbigo, de longitud inusitada y declarado Monumento Nacional desde 1931 por su gran valor histórico; es de origen romano, y formaba parte esencial de la antigua calzada romana Vía XXXII del Itinerario Antonino.

Sin embargo, en la actualidad poco queda en el puente de aquellos tiempos. Lo que hoy vemos es una mezcla de estilos de las sucesivas obras de mantenimiento y restauración llevas a cabo sobre él a lo largo de los siglos, predominando el aspecto medieval.

También se le conoce como el puente del Passo Honroso, nombre de las míticas justas medievales celebradas en la localidad por el conocido caballero Don Suero de Quiñones a finales del XV (durante un mes todos los caballeros que pasaron por el puente se enfrentaron a él o alguno de sus mejores amigos).

¿Te ha gustado? ¡COMPARTE! Nos ayuda mucho :)