Turismo León > León ciudad > Casa Botines

Casa Botines (León), qué saber para disfrutar de la genialidad de Gaudí

Casa Botines de León

La conocida como Casa Botines de León, o la Casa Fernández y Andrés, es otra de las genialidades construidas por el arquitecto catalán Gaudí. Se trata de una casa, hoy reconvertida en museo y espacio para eventos. Si quieres visitarla, organizar algún evento en ella o saber un poco más de su historia, aquí podrás resolver todas tus dudas.

Casa Botines de León: horarios, precios de entradas y situación

Horarios de vista a la Casa Botines

  • Lunes – Domingo: 11:00 a 14:00 horas / 16:00 a 20:00 horas
  • CERRADO: Miércoles por la mañana y Domingos por la tarde
  • En el caso de las visitas teatralizadas los horarios son especiales. Puedes consultarlos aquí.

Tipos de entrada – Precios

  • Visita libre con audioguía, 5€: se proporciona una audioguía, en español o inglés, y da acceso a la Planta Noble, Segunda planta y Tercera planta.
  • Visita guiada, 8€: da acceso a las tres plantas de la entrada Visita libre, más el ático y el torreón, y el visitante es acompañado por un guía especializado en Arte.
  • Visita teatralizada, 16€: incluye todo lo de los dos tipos de entradas anteriores (quitando el guía), y suman un espectáculo teatral con personajes de la época a través de los que descubrir la historia de la familia que levantó Botines. NOTA: días y horarios bastante limitados, ver debajo.

Comprar entradas online Museo Gaudí Casa Botines: Visita LibreVisita GuiadaVisita Teatralizada
También puedes comprar la entrada en la misma Casa Botines.

Empresas y ceremonias

Sí, también existe la posibilidad de celebrar enlaces matrimoniales así como eventos empresariales en la Casa Botines (disponen de asesores, colaboradores externos y todo tipo de instalaciones). Si estás interesado puedes solicitar más información en estos teléfonos: (+34) 987 292 536 – (+34) 609 054 161 (Andrea Méndez).

¿Cómo llegar a la Casa Botines?

Situada en el centro de León, llegar a la Casa Botines es bastante fácil ya que está bien comunicada, tanto vía autobuses como en coche (hay un parking de pago subterráneo justo al lado). Ahí va mapa de situación, dirección y líneas de autobuses:

  • Dirección: Plaza San Marcelo, 5, 24002 León (España)
  • Líneas de autobús que paran cerca de Casa Botines: 1, 13, 6 y 8
  • Mapa:

Lo que te ofrece la Casa Botines

Como hemos visto actualmente gran parte del interior del edificio de Botines es visitable, y alberga diferentes exposiciones y recreaciones (de ahí lo de Museo Gaudí Casa Botines). A continuación detallamos en qué consiste cada una de las salas visitables por cualquiera y los tipos de entrada comentados un poco más arriba.

  • Planta Noble: a través de diferentes elementos se proporcionan todos los detalles en relación a la construcción del edificio. También tiene una recreación de la tienda de telas que albergó en 1893 y del banco que tiempo después, en 1931, la sustituyó.
  • Segunda planta: se recrea en ella cómo fué la vivienda del siglo XIX diseñada por Gaudí, y hay una instalación interactiva, llamada «Gaudí el arquitecto de los sueños» centrada en él y sus edificios.
  • Tercera planta (MUY IMPORTANTE): esta planta es muy relevante ya que alberga una gran colección de obras de arte (casi cien cotando pintura, dibujo, obra gráfica y escultura), con mención especial a sus pinturas entre las que hay piezas de autores coetáneos de Gaudí y de otros tan relevantes como Goya o Soroya.
  • Ático y Torreón: merece la pena, desde el torreón se tienen unas vistas espectaculares del casco antiguo de León.

Historia de la Casa Botines

La Casa Botines es producto de la conjunción de diversas casualidades y empeños personales, como suele ocurrir con muchas obras arquitectónicas de este nivel, que por su complejidad/originalidad resulta harto complicado que vean la luz.

En el caso que nos ocupa todo arranca en el 1886. En ese año los comerciantes de telas y cambistas leoneses Simón Fernández Fernández y Mariano Andrés González Luna, también representantes del Banco Hispano-Colonial de Barcelona en León (quedarse con este dato), deciden trasladar su negocio a la Plaza San Marcelo por ser el centro neuralgico de la ciudad. Así que manos a la obra, negocian con el duque de Uceda la compra de un terreno de 2.390 metros cuadrados frente al Palacio de los Guzames para levantar en él un nuevo edificio de viviendas con espacio para almacén y tienda de telas.

Aquí llegan los primeros problemas. Resulta que el Ayuntamiento de León dice que no, que de esos 2.390 metro cuadrados de terreno mínimo 1.500 realmente eran de titularidad municipal. Así que los empresarios y el Ayuntamiento terminan en los tribunales, y cuatro años están enzarzados en la pelea legal, hasta que en mayo de 1891 se emite sentencia: a Fernández y Andrés les corresponden 800 metros cuadrados, el resto ni tocarlo.

Casa de Botines en construcción
Casa Botines en construcción

Ahora sí, todo listo. Buen no, nos falta lo más importante: el arquitecto. Resulta que por esa época un ya reputado arquitecto catalán llamado Antoni Gaudí se encontraba finalizando la Casa Episcopal de Astorga, ciudad muy cercana a León, y resulta también que Eusebi Güell era su amigo personal, que además conocía a los empresarios por su relación con los dueños del Banco Hispano-Colonial, jefes de estos. Y todo encajó: Güell recomienda a Gaudí para hacer el proyecto, todas las partes aceptan.

En diciembre de 1891 el arquitecto firma los planos en Barcelona de lo que hoy conocemos como Casa Botines, el Ayuntamiento los aprueba y autoriza la obra, que comienza el 4 de enero de 1892. Muy poco tiempo después, teniendo presente la complejidad del edificio y la época, se dan por terminados los trabajos y el 15 de septiembre de 1893 el edificio es oficialmente inaugurado, con la colocación de la escultura «San Jorge y el dragón» sobre la puerta principal.

Un edificio de 16 viviendas, con la planta baja y el semisótano destinados a albergar la tienda y el almacén de tejidos, con aspecto de fortaleza medieval por el exterior, gracias a la facha de piedra o los torreones, pero con muchos tintes góticos, por ejemplo las ventanas, inspiradas en la Catedral gótica de León.

Algunas curiosidades

Obras relámpago

Las obras finalizaron en tan sólo diez meses. Tan rápido transcurrieron los trabajos que los leoneses dudaban de la integridad del edificio y muchos pensaban que se derrumbaría en poco tiempo. Se equivocaban, los más de 100 años que lleva en pie lo demuestran.

Por qué se llama Casa Botines

Si sus principales promotores se llamaban Simón Fernández Fernández y Mariano Andrés González Luna, ¿por qué conocemos el edificio como Casa Botines? Digamos que es un nombre «heredado» del negocio textil que alojó. Este se fundó en 1834 por el empresario catalán Juan Homs Botinás, y popularmente se hacia referencia a él por la versión castellanizada del apellido, es decir Botines. Los años transcurrieron, con ellos el negocio pasó a manos de Simón y Mariano (la mujer del primero, Teresa Ríu, era sobrina de Botinás, quien lo heredó), sin embargo todo el mundo lo siguió llamando Botines, y al trasladarlo al edificio construido por Gaudí este también «heredó» el nombre entre la población de León.

Los planos del dragon

No es tan conocido el dato de que los planos originales del edificio, firmados por Gaudí, se conservan hoy en día. Y lo más curioso es dónde y cómo aparecieron, porque durante años estuvieron perdidos. Resulta que la escultura de “San Jorge y el dragón” que hoy podemos ver coronando la puerta principal es una réplica exacta de la original, la cual hubo que sustituir a mediados del XX porque su mal estado. Al quitar el original, dentro del dragón apareció un tubo de plomo que contenía los planos originales, además del calendario de la obra (por eso sabemos con tanta exactitud y certeza que duró diez meses). ¿Quién los guardó ahí? ¿El propio Gaudí? ¿Por qué lo hizo fuera quien fuera? Nunca lo sabremos.

Planos de la Casa Botines
Planos de la Casa Botines

En números

  • Gaudí contaba con 39 años cuando comenzó la obra
  • El edificio tiene 4 torres
  • Originalmente el sótanos tenía 28 pilares
  • En 1891 la ciudad de León tenía sólo 13.500 habitantes (hoy son más de 400.000), por lo que las obras fueron todo un acontecimiento
  • Dispone de 365 ventanas, 1 por cada día del año

Documental sobre la Casa Botines

Os dejamos un pequeño documental en vídeo sobre la Casa Botines, principalmente centrado en los detalles arquitectónicos que la hacen un edificio tan peculiar.

¿Te ha gustado? ¡COMPARTE! Nos ayuda mucho :)

Otros sitios y cosas de interés en León Ciudad