Turismo León > León ciudad > San Isidoro

San Isidoro de León, lo que necesitas conocer del otro imprescindible

San Isidoro de León

Junto a la Catedral de León o la Casa Botines, La Real Colegiata Basílica de San Isidoro, más conocida como San Isidoro de León, es otro de los edificios históricos de la ciudad de visita obligada. Aquí te dejamos con todo lo que necesitas para organizar tu visita (tanto de la iglesia en sí como del museo en el que lo han convertido, del que forma parte esta y el resto de estancias del complejo, sus pinturas o piezas sagradas expuestas).

San Isidoro: horarios, entradas y precios, cómo llegar

El visitante tiene dos opciones: bien visitar únicamente la basílica, de entrada gratuita y con horarios de misas y confesiones, o bien optar por el museo, que incluye la basílica y otras dependencias del complejo (recomendamos esto último). Dicho lo cual, ahí van todos los horarios, precios del museo y demás.

Horarios misas y confesiones en la basílica

Horarios museo

Tipos de entrada – Precios museo

  • Entrada general, 5€: incluye visita guiada (unos 50 minutos de duración). Ver más abajo lo que visitarás
  • Entrada grupos, 4€: grupos de más de personas, 20% de descuento. Incluye guía y mismo itinerario que la entrada general
  • Gratis: niños menores de 12 años acompañados de sus padres

Comprar entradas online Museo de San Isidoro
También puedes comprar la entrada en el mismo museo.

Para resolver dudas sobre reservas, puedes contactar en el número 987 87 61 61 o en el email museo@museosanisidoro.com

¿Cómo llegar a San Isidoro?

San Isidoro está en el centro de la ciudad de León y llegar es fácil desde cualquier punto. Esta es la dirección, líneas de autobuses, mapa de situación y otro mapa con los diferentes accesos del edificio:

  • Dirección: Plaza de San Isidoro, 4, 24003 León (España)
  • Líneas de autobús que paran cerca de Casa Botines: 1, 13, 6 y 8
  • Mapas localización y de accesos:
Museo San Isidoro accesos
Plano accesos San Isidoro

Museo de San Isidoro: sus principales atractivos

Bien, y por qué hay que visitar el Museo de San Isidoro? No hay una única respuesta. Quizá la principal, al menos para nosotros, son las diferentes piezas históricas, salas en sí que lo componen, elementos arquitectónicos y pinturas con las que te encontrarás. Estos es los más importante:

Pinturas del Panteón de los Reyes de León

Panteón de los Reyes de San Isidoro
Panteón de los Reyes de San Isidoro

Se trata de una magnífica sala, conocida como «Capilla Sixtina del Arte Románico», construida por orden de Fernando I y Sancha a modo de cementerio real (llegó a albergar la sepultura de 11 reyes, 12 reinas, 10 infantes y 9 condes). En ella destacan sus pinturas, efectuadas con la técnica del fresco y ejecutadas con gran maestría. Entre las escenas más relevantes representadas hay una de la Santa Cena, la Crucifixión o el Apocalipsis de San Juan.

El Tesoro de los Reyes

A lo largo del tiempo los Reyes de León dotaron a San Isidoro de diferentes piezas sagradas de mucho valor, que afortunadamente han llegado hasta nuestros días. En conjunto forman lo que se conoce como El Tesoro de los Reyes, y varias de ellas están expuestas al público, por ejemplo la arqueta de los marfiles: un baúl elaborado por un taller de marfil leonés sobre el año 1059, tallado de forma minuciosa, donde se representa a los Doces Apóstoles y también aparece el cordero místico rodeado de la corte celestial.

El Santo Grial

Si las últimas investigaciones están en lo cierto, seguramente la pieza más importante del museo sea el cáliz expuesto en una sala propia, La Sala del Cáliz. Se trata de una copa compuesta por dos cuencos de piedra ónix, que datan del siglo I dC, adornados con joyas de la mismísima Doña Urraca (dómina del Infantado de León, Señora de Zamora y hermana del poderosísimo Alfonso VI) y el cual se ha vinculado con la copa utilizada por Cristo en la Última Cena (bueno, o al menos con los cuencos que los cristianos veneran desde el siglo IV como los que utilizó Cristo en la última Cena). Es decir, lo que todos conocemos como el Santo Grial.

Lo más interesante del caso es que tal conclusión no proviene de la Iglesia o creencias populares. No, es lo que sostiene Margarita Torres, profesora de historia medieval, y el doctor en historia del arte José Miguel Ortega, y lo sostienen en base a una profunda investigación (que para eso son académicos). A continuación os dejamos con un reportaje donde la propia Margarita da todas las claves:

La Cámara de Doña Sancha

U otra de las salas del complejo de mucho valor. Se construyó en el siglo XI como Tribunal Real, después pasó a ser el scriptorium del monasterio y finalmente Sala Capitular. En el XVI se hicieron la puerta monumental y las pinturas murales que la adornan, las cuales fueron arrancadas y guardadas en los años 60.

Afortunadamente hoy se encuentran nuevamente en su lugar original para el disfrute de todos, gracias a un complejo proyecto de restauración. También hay disponible una visita interactiva en 360 grados de la sala y sus pinturas.

Basílica de San Isidoro de León

Por supuesto otra de las partes fundamentales del conjunto de San Isidoro es la iglesia en sí y sus peculiaridades.

A lo largo de los siglos el templo ha ido transformándose arquitectónica y esperitualmente. Las primeras referencias al edificio aparecen en el 956, pero lo que hoy vemos es la obra impulsada por la la infanta Urraca y las ampliaciones de Sancha Raimúndez ya en el siglo XII (bueno, más o menos, porque después siguió sufriendo cambios): una iglesia, de planta de cruz latina de tres naves, dedicada a San Isidoro, cuyos restos reposan en el altar mayor (fueron trasladados desde Sevilla en el 1062 por orden de Fernando I y su esposa Sancha) y donde conviven diferentes estilos (principalmente románico, gótico y barroco).

Esto queda ejemplificado ya en su facha sur. En ella vemos dos bellas portadas. La primera y principal se conoce como la Portada del Cordero, terminada sobre el 1100, con la parte superior rehecha en la Edad Media, y dominada por una representación del sacrificio de Isaac y El cordero místico. La segunda es la Puerta del Perdón, más simple que la anterior, y adornada por escenas de la muerte y resurrección de Cristo.

En el interior también se ve claramente la mezcla de estilos. Por ejemplo, la capilla mayor es de estilo gótico (sabemos que la anterior era de estilo románico), con un precioso retablo lleno de pinturas religiosas y representaciones de acontecimientos históricos.

Otra de las cosas que llama la atención son los arcos polilobulados, formados por sucesiones de «lóbulos», de influencia musulmana, y los diversos capiteles repartidos por todo el edificio, unos con motivos naturales (hojas de acanto y palmeras), otros son de seres zoomórficos y varios historiados.

Si quieres conocer más en profundidad la larga historia de la iglesia y todo el conjunto, te recomendamos el artículo de Arteguias.

Misterios y curiosidades

La veleta, que no es una veleta: durante muchos años la torre con la que cuenta el complejo de San Isidoro estuvo coronada por la figura de un gallo, que todo el mundo pensaba que se trataba de una simple veleta y pasó desapercibida. Hoy está expuesta al público, y sabemos que no se concibió como tal. Es un gran pieza, de cobre plomado recubierta de oro, con gemas haciendo las veces de ojos (ya desaparecidas), que data del siglo VI y proviene de Persia. Cómo llegó a León? Nadie lo sabe, como tampoco qué significa la inscripción que tiene en su interior.

Casa de la democracia: la democracia nació en León, a través de las conocidas como Cortes de León convocadas por el rey Alfonso IX, las cuales justamente se celebraron entre los muros de San Isidoro (lo que deja ver también la gran importancia que tenía el templo).

El vino más antiguo del mundo: sí, al menos que sepamos. Resulta que en San Isidoro se custodia una cuba de vino de 900 años. Al parecer fue llenada por primera vez en el siglo XII por santo Martino. En la actualidad todos los Jueves Santo los monjes del complejo extraen de ella medio litro (rellenan con el doble), y muy pocos saben dónde está guardada, sólo que lo está bajo tres llaves: una la tiene el abad, otra el administrador, y la identidad del poseedor de la tercera también es secreto.

Capitel de San Isidoro de León
Capitel de San Isidoro de León

Animales maravillosos: San Isidoro no sólo tiene representaciones de seres zoomórficos en los capiteles que decíamos antes, los hay por varios sitios más, como en los murales del Panteón de los reyes. Es más, según Jesús Herrero, autor del Bestiario románico en España, «San Isidoro alberga una de las más destacadas, por no decir la más importante, colección de animales maravillosos: es única, no existe nada parecido en España«.

La leyenda de San Isidoro: según la leyenda un hombre con túnica blanca se le apareció en sueños al obispo Alvito de León, quien le dijo que era el arzobispo de Sevilla y le pidió que llevaran sus restos a León, además de darle indicaciones de dónde se encontraban (no se sabía exactamente). Efectivamente encontró el sepulcro del arzobispo , y cómo también le transmitió este en su visión, a los tres días del hallazgo falleció en la ciudad.

¿Te ha gustado? ¡COMPARTE! Nos ayuda mucho :)

Otros sitios y cosas de interés en León Ciudad